domingo

¿Serán los dioses ocultos...?

… ¿o serás tú, DIOSITO?


Siguiendo con la línea anecdotaria, me acordé de una gran frustración religiosa de la que no he podido sobreponerme hasta hoy.

Todo papá, acostumbra enseñarles a sus hijos a rezar por la noche, o por la mañana, o al momento de tomar sus alimentos (pobres niños), en fin, la idea es que nos enseñan a rezar. Para mí era una buena costumbre (verdá de dios que sí), ya que, escuchaba por aquí y por allá:

-Diosito es bueno-.

-Pídele a Diosito (que es tan bueno), ésto y aquello-.

-Ay Diosito, ayúdame-.

-Diosito: gracias por el pan que me llevo a la boca-.


Todo iba bien, DIOSITO era mi gran cuate, hasta que, a mi ma
má se le ocurrió la brillantísima idea de llevarme al CATECISMO.

La cosa fue catastrófica, mientras más me decían quién era DIOSITO, menos lo quería conocer, mi DIOSITO terminó siendo dios, a secas. Nunca pude verle un rostro. En cambio, al que también le rezábamos, era a un pobre hombre que sangraba de manos y pies, y tenía una corona de espinas en la cabeza, que, por la expresión de su cara, parecía que le dolía mucho; yo esquivaba la mirada, me daba miedo, me ponía muuuuy triste… nada que ver con mi Diosito


Mi di osito, a quien además, me acostumbré a decirle: "Señor, tú que estás en los cielos..."; era algo como ésto:



Bueno, más o menos; fue lo más parecido que encontré (en google). En realidad mi Diosito era un graaaaan oso de peluche con cara de bueno, iluminado por el sol, que se asomaba por entre las montañas, cada que yo le rezaba...

pero como todos, crecí.


14 comentarios:

Liberto Brau dijo...

Liberto Brau, del clan literario de Pau Llanes (Arterapia Sentimental), les anuncia e invita a la inauguración de su blog “Amanece púrpura”. Se trata de una novela en proceso que el autor irá publicando capítulo a capítulo, semanalmente, si se cumplen sus expectativas tanto de lectores como de apoyos en sus comentarios. Para ello recomienda leer entre otros textos de introducción el “Acuerdo del autor con sus lectores”. Ojalá la lectura de este primer capítulo de “Amanece púrpura” les agrade lo suficiente como para motivar sus palabras y comentarios, sostener la espera de nuevas entregas mientras tanto y formar parte de su lista de blogs favoritos. Gracias por su atención y curiosidad, por su lectura, por sus palabras… Y disculpen esta entrada así de sopetón en sus casas… Me tomé la libertad de hacerlo por la confianza y hasta cierto punto complicidad que me da habernos leído algún día (aun anónimos y silenciosos) y por la oportunidad que nos brindó Arterapia Sentimental para encontrarnos alguna vez en nuestra dispar vida de bloggers… Liberto Brau

Anónimo dijo...

jajaja, vaya que tu imaginación es grande desde pequeña. En tu lógica un osito de peluche era más poderoso que cualquier dios.

Horacio R.

mONo dijo...

jajaja que hermoso dios era el tuyo...

saludos

Orlando dijo...

Eso es tener fe.

guajolota dijo...

pues ya ves que Dios es como el agua: incoloro, insaboro, inoloro... e informal... digo informa... Tú puedes ponerle la forma que quieras, como esos cuentos de elige tu propio final: elige tu propia forma, y la del Oso está pachona y da confianza.
Saludos y felicidad por el blog!

Edgar Clement dijo...

Muy bueno...
¿De ahí vendra aquello de: "Te lo juro por el Osito Bimbo"?

Yo te exhortaría a que rcuperaras la fe, un DI-OSITO así sólo puede prodigar cosas buenas.

Anónimo dijo...

Fabulosaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

Han estado muy religiosos tus últimos tres posts, acaso ya eres parte de las benditas almas del Purgatorio?
jajajaj me acuerdo cuando me contaste de tu di osito, me dio harta ternura.
Pero benditos los que tenemos la dicha de tenerte cerca, eres una gran persona, pero mucho mejor como amiga...

Orlando dijo...

el maese Clement tiene razón, cada quien tiene el dios que crea y que se merece.

eri Van HaLEN dijo...

Bueeeno! esta mejor que mi version de dios que muere asesinado a balazos como en una pelicula del oeste :P(gracias mama tele jeje)XDD

Enredada dijo...

Creo que de cierta manera me pasó lo mismo...
ese niñito Dios que venía para Navidad, ese Diosito que todas las noches saludaba se convirtió en otro al que nunca pude ver.
La Iglesia, como institución hizo que mi imágen cayera...
Ojalá pudieramos seguir teniendola misma de cuando eramos niños, por lo menos podríamos creer en algo, más puro y más bello.
besos

Dr JJ Estrada dijo...

muy interesante.. eres candidata a u buen psiconalisis.. con toda confianza, acercate.

anda veeeeen que te esperaaamos......
ya sabes bien donde estamos...

Dany Cruz dijo...

Hola, acabo de encontrar tu blog, llegué por Hernández, me encontré el link en su perfil.
Como me gusta mucho tomar café cuando te lea será con una taza de cafe al lado.
Saludos

María dijo...

Liberto/Pau..., gracias por escribir, te leo.

Horacio. Gracias, el osito de peluche, cabe mencionar que era pachooooooón muy abrazable...

Mono. Sí en verdad siempre lo preferí a él...

Orlando. Saludoootes...

Guajolota. Mil gracias por pasar. Hasta el oso es informal, me ha quedado mal muchas veces, pero, qué se le va a hacer. Un beso.

Clement. No había pensado en el osito Bimbo. Eso es plagioooooo, se robaron a mi diOSITO...
Saludos.

Amigo del alma. Gracias siempre por estar...

Hermana. Claaaaro, tú tienes más problemas...

Enredada. Gracias, pensamos igual. Un beso grande.

Dr. Estrada. Eso del psicoanálisis me da un poco de miedo. Muchas gracias por estar acá y bienvenido.

Danny Cruz. Hola, hermanita. Resulta que mi hermano se llama Daniel Cruz, o eres mi hermano disfrazado de Danny Cruz?? Gracias, un beso

Saluuuuuuuuuuuuuud a todos!!!!

Patry dijo...

Se me arrancó una sonrisa al ver a Diosito, así cómo yo le llamo desde hace tan poquito... :D