jueves

A veces...

A veces, si tenemos flores en el jardín, ¿por qué no las regamos? ¿por qué no les cantamos? ¿por qué nos privamos su dulce aroma?

¿Por qué si disfrutamos del cielo, de las eternas caminatas tomados de la mano, de los aires nocturnos, con tanta ternura, con tanta ilusión, con sueños por cumplir; no nos decimos te quiero?

¿En qué momento la razón supera al amor, si es el amor el combustible de la razón? ¿Desde cuándo la emoción no es amiga de la razón?

Muchas veces no se necesitan dramas, ni grandes demostraciones, sólo es que a veces eres piel, no adivino. Y es que a veces, si hay tiempo, si hay sentimiento ¿por qué no lo cantamos? ¿por qué nos lo guardamos?................................................¿por qué lo necesito tanto?

Y esque sí, han venido a verme las lágrimas que se resistían a fluir…, otra vez.

6 comentarios:

Hernández dijo...

Pos es que, luego, sí la regamos..., y sale peor.

Pero, como dijo Oscar Wilde: "La verdadera esencia del romanticismo reside en la incertidumbre".

Exenio dijo...

No sé... pero no sigas... no quiero continuar este fin moqueando... :-S

Sal al karaoke (a mi anoche me funcionó...).

Que tu finde mejore :-)

Anónimo dijo...

Porque somos unos tontos que creemos que cantamos muy feo y que el que siente demasiado no piensa y el que piensa demasiado no siente. Y, cuando caemos en la cuenta, ya no es tiempo.

Cierto, de acuerdo con Wilde y el comentario de Hernández...

Horacio R.

Dr JJ Estrada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dr JJ Estrada dijo...

El amor y la razón son dos cosas opuestas, incompatibles desde todos los ángulos.

El amor es el desconocimiento del otro, la idealización, y ese enigma que para nosotros es el ser amado. El intentar comprender como funciona el amor desde punto de vista racional es misión imposible. Nadie ha podido.

Cuando conocemos (o creemos conocer a alguien que amamos) se vuelve en extremo predecible y es ahi donde se hace presente el tedio, la costumbre y ahi viene nuevamente el proceso, el nuevo enamoramiento basado en lo desconocido.

Le recomiendo mucho "El arte de amar" de Erich Fromm

María dijo...

Hernández:

Tienes razón; cada quien tiene sus maneras de regarla (las flores, digo yo, las del jardín).

A mí la incertidumbre me desespera..., como soy insegura, prefiero la seguridad.


Exenio:

¿Al Karaoke?
Lo intentaré...
Cantar a todo pulmón reconforta, sin duda...

Horacio:
¿Tú crees?


Dr. JJ:
Excelente recomendación y muy atinado su comentario...
"El arte de amar" es uno de los libros que más veces he leído. Ahora mismo lo estoy sacando de nuevo..., mil gracias.