lunes

El instante...

Esta noche no me ames...

Sólo toma mi mano, sólo seca mi llanto
Sólo deja que pose mi cara en tu pecho
y que mis ojos se queden quietos
tras el beso tibio que recreo en cada ausencia.

Hoy, mi única posesión es el instante:
el instante que sobrepasa…

Nada me aflige ya, he sido directa y honesta
frágil por dentro, engañosamente bella por fuera
como la rosa, como el rojo del vino
como la sangre, como el cáliz bendito.

Mis remordimientos son ligeros,
como los pétalos al caer.
No, no hay que preocuparse
porque así como las rosas que hoy abrieron
regalaron su aroma y matizaron los campos,
tras la intensa lluvia del otoño
habrán dejado su semilla y se habrán marchitado.

Así que, hoy, mi única posesión es este instante:
Este instante que me sobrepasa…

7 comentarios:

Enredada dijo...

el instante más preciado, el más bello, en donde uno es como es sin máscaras ni nada...
No me ames, me suena a grito, me suena a ¡mirame!, fijate quien soy, valorame por lo que doy...
me enriedo demasiado...
besos

sergio velazquez leon de guevara dijo...

Suele ocurrir que cuanto más entregado, puro y sincero es el cariño, menos lo percibe la otra persona porque se "acostumbra" y mal barata el aroma de las rosas en plenitud.

Comparto la idea de poseer "el instante", la vida está plagada de ellos.

mil besos, bella María

Anónimo dijo...

María bonita.

No dudes ni un instante que eres un ser bello tanto por dentro como por fuera. Recrea todo lo que quieras, para eso son los instantes que nos sobrepasan.

PD. Ya no estoy en SOGEM; ahora ando por IMCINE, luedo te paso el dato para seguir en contacto, por lo pronto sigo comentando tus bellos textos.

Horacio

Harpo dijo...

Tu blog me llevó a disponerme de un café y de estos ojos entretenidos con tus textos. Disfruté mucho leerte en varios textos aquí plasmados, lo hacés muy bien. Seguramente me tendrás de nuevo por aquí.

Jorge Arce dijo...

Vivir el instante, aquí y ahora, dándonos cuenta, con intensidad y asombro. Leer tus palabras mientras respiro. Un beso.

Luisa dijo...

EN ESTE INSTANTE DESCUBRO TU BLOG Y ME LO LLEVO CON CARIÑO.

SALUDOS

María dijo...

Enredada:
Cierto, me has descubierto; el no me ames es todo lo contrario: es como tratar de amplificar una música sorda...
un beso.

Sergio:
No malbarata el aroma de las rosas; símplemente lo percibe diferente, incomprensible a veces...

Horacio:
Gracias por tus palabras. Quedo en espera de tus coordenadas, ¿Va?
Saludos.

Harpo:
De verdad no tienes idea del gusto que me da recibir los comentarios de personas que, como tú, se toman el tiempito de leer estos "instantes". Realmente me gustará verte por acá de vuelta.

Jorge Arce:
Gracias por tus comentarios. Pronto hurgaré en tu espacio...

Luisa:
Lleva mi blog a donde tú quieras. Haz con él lo que se te antoje. Para eso es...

Un abrazo