domingo

Volviendo a la realidad

La verdad y nada más que la verdad, es que me resistía a subir alguna otra entrada.

Quería disfrutar más del momento.

¡¡¡18 comentarios!!! Ello sí que es un gran logro…

Me sentí como Plaqueta, o como Hernández, o como el blog de Orsai (que todo el mundo lee).

Es tiempo de volver a la realidad, reconozco que ahora es como si me levantara de la mesa después de haber comido y bebido ansiando más, callando temporalmente el sonoro rugir de mis tripas. Podría pensarse que todos los cambios de situación llenan nuestra imperecedera gratitud, y la realidad es que nos acostumbramos rápidamente a darlo por sentado. Eso ocurre con toda clase de necesidades; mientras más te falta algo, lo ansías sin cesar. –Si tan sólo pudiera tener esto, todos mis problemas se resolverían-. Así te dices a ti mismo, una vez que tienes en tus manos el objeto del deseo, otras necesidades se afirman y vuelves al punto de partida. Una crónica insatisfacción. Así me pasó con mi compu, (quería una mejor), así pasó con mi coche (ni siquiera estaba segura de que realmente lo necesitaba), así pasó con mi antojo de comer el pastel de todos los chocolates juntos; satisfice mis “necesidades” y al final me di cuenta que son sombras, anhelos sustitutorios de lo que realmente quiero: afecto. La comunicación ideal con mis hijas, el amor de mi pareja, de mi familia, de mis amigos.

Y creo que a eso se reduce también la historia en esto de los “blogs”; tienes un comentario, y quieres dos, tienes diez, y podrías tener veinte, y caes en la cuenta de que si tienes cien, desearías tener los diez del principio…, la cantidad va a satisfacerte nunca (porque es algo que no tienes).

Así que, ya me hice bolas con todo lo que dije, con lo que tengo y con lo que no, pero lo que sí es cierto es que a lo que tengo nunca le daré el significado como lo que no tengo... precisamente por eso: porque no lo tengo. 



12 comentarios:

Hernández dijo...

Eres una tramposa. Con este apunte, te aseguro que vas a tener muuuuchos más comentarios. Mira, ya hasta escribí yo uno.

Ojalá tengas 121 para que desees volver a tener diez.

Un beso...

Xénit dijo...

Ja! Orale te comentó Hernández. ¿Y sabes qué? Apuesto que superarás los dieciocho del post anterior. Y es que tienes mucha razón en ese fenómeno de los blogs, si uno tiene ya no digamos un comentario ¡una visita! se siente nutrido el ego.

Quizá de ahí viene el éxito de la fiebre de los blogs, quizá por eso todos queremos tener un blog nuevecito lleno de comentarios relucientes que huelen a muestras de cariño cibernéticas, de esas que no damos, pero quisieramos recibir.

Ps cuenta con mi comentario de esta entrada en adelante... Saludos linda María.

Orlando dijo...

Me gusta mucho tu espacio... yo espero que llegues a 100 y también que los 2 que te lleguen, los aprecies igualmente...
Y, si ya no quieres tu auto, o ya de perdis el pastel pues yo levanto la mano
un abrazo

Exenio dijo...

Lo malo es volverse adicto de los comentarios y luego explorar sus cuentas I.P. y luego saber de dónde provienen, cuáles son sus aficiones, saber quiénes son y, y, y.. y luego podrás dejar de acostumbrarte a todo ello.

:-S

aus dijo...

creo que no conformarse con lo que tienes es muchas veces el impulso de ir hacia adelante.

aunque no está de más echar un vistazo a lo que ya se tiene y disfrutarlo...

contribuyo a los mensajes :D y te dejo un abrazo.

Dr JJ Estrada dijo...

que bien Maria... ya ves lo que dijo Hdz.. más no es mejor, disfruta la calidez de los poco pero fieles.

saludos.

marichuy dijo...

Maria

No seas modesta. A veces uno solo lee sin comentar y además, ve la cantidad de "seguidores fieles" que tienes.

Saludos realistas

María dijo...

Sí, la verdad mi "entrada original" se leyó muy azotada... ya hasta quiero llorar en gratitud a mis fieles seguidores.

José, el recién llegado Xénit, Orlando, Exenio, Aus, el Doc. JJ, y la realista Marichuy... GRACIAS

Y muchos más que, (como bien apunta Exenio), pasan, visitan y se van...

Dr JJ Estrada dijo...

Por curiosidad visté el blog de crg, cristinareiveragarza creo se llama, escribe para el milenio según ella, y en su blog dice que vive en afganistan..

será coincidencia o no, pero los gringos nos tildaron de estados débiles o fallidos con inmininte riesgo de intervencionismo militar... que en todo lo demás ya están..

saludos, y no pude comentar en ese blog, que mal. al final de cuentas como ví, nadie la lee, me leen más a mi que a ella en el milenio.

eso parece por no abrir sus comentarios al público.

Clarice Baricco dijo...

Yo le tengo cariño y la leo siempre tomando café.
Además logras sacarme risas.

Besotes preciosa.

Graciela

María dijo...

José.
No se cumplió tu pronóstico, ni modo.
¿Te parece si... mejor me mandas 121 besos y yo te mando un comentario?
¿sí?


Hola, Dr. JJ.
Le cuento que (me siento como en consulta, je je), Cristina Rivera Garza, es una gran poeta, historiadora y narradora. Colabora en Milenio los martes en una sección de nombre "La mano oblicua". Desconozco su puntaje en popularidad, pero de ella he leído varias cosas y me parece extraordinario lo que logra con sus palabras siempre exactas, en "Nadie me verá llorar" y "La cresta de Ilión", realmente me cautivó.

Tienes razón; tengo entendido que tiene como lengua materna el español, y como lengua madrastra el inglés, pero desconozco si ahora su lugar de residencia sea Afganistan.

Con base en lo que apuntas acerca de la no apertura de los comentarios en su blog; pues desconozco el motivo, a mí sinceramente me gustaría que tuviera una participación fluida con sus lectores; pero ella así lo ha decidido. ¿qué le vamos a hacer?

Te mando un gran saludo

Graciela.
Muchas gracias por dejar huella de nuevo.
Siempre eres bienvenida.

EstrellaFugaz dijo...

Me gusta tu blog, tiene algo de ternura y a cada rato le encuentro algo nuevo....

Y si...a ratos uno se deprime machin pero pues hay que darle y seguirle... por lo pronto, FELICIDADES...por tus 18 posts...