lunes

Otra metáfora.

Siempre he hablado de mis sueños por volar.

Hablo de mi intento por elevarme teniendo el control, y de lo único que dependo es del viento. Me doy cuenta de que todo está controlado por la velocidad y la constante del aire, sólo que no lo había razonado. Y nada puedo hacer. Tan es así que cuando corremos tenemos que meterle más aire al cuerpo que cuando caminamos despacio. Tampoco había notado que el aire varía en temperatura, de zona a zona; de momento en momento. Frío, templado, caliente, muy caliente; mi piel se empieza a ajar por las variantes. Allá en lo alto, se meten basuritas a mis ojos provocando inundación, los tengo hechos una verdadera miseria. Mi pelo está más enredado, por los cambios en la velocidad y temperatura. No quiero que empecemos a extrañar el piso, porque entonces, sí que sufriré de verdad…

Y nada puedo hacer.

3 comentarios:

Deino dijo...

Cuando volamos nos enfrentamos a muchas variables. Especialmente en sueños. Estan la que en experiencia conocemos: Viento, temperatura, altura. Y las que nuestra mente va creando al momento: miedo, emocion, gravedad disminuida o incrementada. volar en sueños es mas dificil que en realidad, creo yo. Desde chico tengo ese tipo de sueños, bastante lucidos, y me tuve que enseñar a volar. Ahora me considero un experto :)

--

Que buen blog, felicitaciones!

Dr JJ Estrada dijo...

El sueño de volar todos lo hemos tenido, asi como el de caer en el precipicio infinito donde despertamos sobresaltados abrazando la almohada...

Las metáforas son ocultas.. si no volaste en un ultraligero por primera vez... yo creo que volaste mucho más alto de lo que yo he podido llegar...

saludos...

Dr JJ Estrada dijo...

ya viendo la foto que uso de post... no... yo no le hago a eso. gregory es adicto a sustancias, yo nada más al sexo y a las sonrisas sinceras...