viernes

Intercambios navideños

Siempre que entro a intercambios de regalos navideños soy la peor persona para pedir. Se me facilita más la tarea de dar y pensar que el obsequio será del agrado del regalado.

Y pus, trato de no pedir demasiado (digo yo), esa etapa ya pasó (creo yo). Sólo quiero que los pensamientos pasen volando sin dejar marcas, que no se me privilegien demasiado unos en detrimento de los otros. Que de tanto en tanto me llamen para saber cómo estoy. Que no me importe tanto la obesidad que me aqueja (je je). Que sea igual de importante hacer la sopa que ser eficiente en mi trabajo. Que este tapón literario pase pronto. Que pueda vivir los minutos en buen estado, sin sentir que son "mejores" los que dedico a otras cosas. Quiero pasarla bien con los que tengo afinidad y con lo que no, pus no (bueno, un poco, sí). Quiero dejar de atribuirme acciones como si fueran dirigidas como proyectil magnificadas a mi persona particular. Quiero dejar de meterme en la cabeza de los demás y dejar de pensar lo que ellos puedan pensar. Dejar de soñar a futuro, caminar encima de los accidentes del piso, brincar las bardas, respirar sin complicarme... Tampoco es pedir excesivamente, ¿o síii?, ¿¿¿se podrá envolver todo con celofán rojo, moño plateado y una notita que diga: Ábrase (con acento en la “a” y con "s", que no es lo mismo que "abrace") de inmediato???

Bueno, si no se puede, me conformo con una pijama calientita (de esas "matapasiones") y unas pantunflas pantuflas en talla mediana.



Gracias.

5 comentarios:

Exenio dijo...

yaztas... C.P.?






P.S.- Pero sabes qué, no te acostumbres a no recibir...

Hernández dijo...

Yo también, desde niño, siempre dije "pantunflas". Hasta que un día –¡oh, sorpresa!–, me enteré de que realmente se llaman "pantuflas".

Ahora mejor les digo babuchas.

Adrián dijo...

¿Eso quieres?
No eres real. Nadie pensaría que una mujer tan hermosa como lo eres tú por fuera, lo sea así por dentro. Todos pedimos, algunos exigimos. Lamento Francia (tú sabes)

Bueno, hay una posadilla y te he venido a sonzacar.
No me culpes de que quiera verte, quiero llamar tu ATENCIÓN, y platicar, nada más.

Adr

Clarice Baricco dijo...

Te regalaré café coatepecano y....y....

Besos preciosa.

Gracias por todo.

María dijo...

Exenio.
No entendí eso de C.P...

Creeme que me encanta recibir, a lo que difícilmente me acostumbraré será a pedir...qué patética, ¿no?

José.
Sííí, tremenda decepción!!!, nada volverá a ser igual, ME HAN HURTADO UNA "N"...
(gracias por la aclaración, hasta yo me equivoco de vez en cuando)

Besote...


Adrián.
Gracias por pasar y comentar.

Graciela.
Acepto el cafecín...
¡qué rico!

Gracias...