martes

...la culpa la tienen todos

Agrio el sabor que queda en los rincones de mi boca. Ese sabor amargo, acibarado como el sabor a bilis, sabor a enojo, a hiel, a mal humor. Presa de un mal día, presa de la gente, de la labor; de mí. Presa de mi tendencia a engordar y al mal presagio que mi horóscopo tenía preparado: la Luna regida por Venus; yo que sé de esas cosas pero es más fácil echarle la culpa a los astros, a mi tendencia a la obesidad, a Dios, a mi mala suerte, al olvido, al gobierno, al sistema... al PEJE; a quien se deje por todas las cosas malas que ocurren a diario. El enojo por mi escaso talento, por mi falta de concentración, por mi mala memoria, por mi falta de compromiso, por mi gusto de perder el tiempo, por mi afición de andar sin rumbo descalza, por beber cerveza y comer chatarra, por desayunar-comer y cenar galletas, que incrementan mi obesidad, por mi nihilismo, mi poca fe, por mi nulo interés en los Juegos Olímpicos, por la flacidez de mi abdomen…, por la calavera tatuada que llevo en mi frente a la que esquivo hábilmente a diario.


6 comentarios:

Exenio dijo...

Obscuridad, quietud, respiro, ubicación, contemplación, objetivo, paciencia, espera, ejecución, esperanza... logro.

Zona dijo...

??
pues yo veo que estás enojada y no te puedes desquitar, me sucede con frecuencia

Anónimo dijo...

Chaaaaaaaaaaaale María, no sé comentar!!! Soy re zonsa.
Te digo: eres una histérica.
Pero así te queremos, condenadota.
Lula

Liberto dijo...

la semana que viene llegaré a tu tierra... (el que avisa no es traidor, ni maleducado, por supuesto)... preciosa noche en mi isla... (¿y en Anahuac?)... saludos paul-inos

Anónimo dijo...

Todo aquello que minimizas en tu texto, es lo que, para quien te conoce le resulta fantástico. Porque es sino todo lo contrario lo que transmites en tu trato.

Saludos, Horacio

María dijo...

Exenio:
Como siempre: muchas, muchas gracias.

Zona:
Sí; cuando el enojo se hace presente, uno suele buscar cabezas que cortar... ñaca ñaca.

Lula:
Pos no hay técnica. Sólo escribes y publicas. ¿Fácil, no?
becho.

Liberto:
Pues bienvenido a la tierra del café más rico del mundo.

Saludos

Horacio:
Un honor el que visite esta humilde, pero respetuosa casa. Pase cuando lo deseé...
Saludos