domingo

Como Dios manda...

Hace algunos años, me enamoré como una niña que jugaba a ser mujer. Con el paso del tiempo aposté mi vida entera a sembrar, a cuidar y a crecer…, se supone que así es el ciclo.

Con muchísima tristeza me di cuenta que poco a poco, todo en lo que yo creía se iba desvaneciendo y se me escapaba por entre mis dedos... el amor finalmente acabó…

Mucho tiempo la pasé con la daga clavada, con aquella melancolía de los tiempos de bonanza, con la mirada perdida y la sonrisa tan sólo dibujada…

Luego, conozco a alguien. Alguien con un pasado también, alguien que por azares del destino se fija en mí y me doy cuenta de lo equivocada que estaba: no necesito apostar. Las apuestas ahora son parte de un juego; una cena, un libro o un disco quizá. ¿Sembrar? No, para sembrar se necesita mucho tiempo de conocer el terreno que se pisa, aflojarlo y prepararlo para lograr una buena cosecha. Lo único que ahora siembro son actos de amor, miradas que invitan a ser su cómplice, admiraciones y aprendizaje. Hoy creo que, cuidando con respeto mis ideas y las suyas el crecimiento será mutuo; sin papeles, anillos, vestidos…, porque en verdad: le amo como Dios manda…

9 comentarios:

Hernández dijo...

Hola, María.
Me uno al comentario que varios de tus lectores te han hecho en otras ocasiones: qué suertudo el susodicho...

Enredada dijo...

y como debería ser siempre.
Eso de sembrar es tan cierto, para sembrar y dar buena cosecha se precisa conocimiento, mientras tanto, actos de amor, amor loco, amor sin condiciones.
un abrazo

PANTERA dijo...

opino igual,

Emociones dijo...

mucho compromiso, nada de amor.
mu cho amor, nada de compromiso.

sinceridad, fidelidad, entrega en lo que hacemos, esos deben ser los compromisos, primero con uno mismo, y luego con Dios, a que nos ayude a no fallar, o almenos pasar la leccion que nos toque con jesus en el corazon.

Anónimo dijo...

Desde que te conocí por primera vez, supuse que eras una mujer especial, con esto, lo confirmo.

Un abrazo

Horacio

Zona dijo...

Mientras más libre se es, más comprometido se está...

Muy buenas reflexiones, Maria

María dijo...

Hola, Hernández.
Pues muchas gracias, no sé en realidad si sea un suertudo o todo lo contrario, pero lo que sí sé es que es único...
Y, a usted? Cómo le pinta la vida?

Enredada, hola.
Siempre es un gusto leer tus comentarios y lo atenta que estás a mis reflexiones.
Te aprecio mucho.

Pantera, qué tal.
Gracias...

Emociones:
Hola, gracias por comentar.
Saludos

Horacio,
Mil gracias por todos tus comentarios.
´ora sí ya me chiveaste.

Zona:
Hola, gracias por comentar
Un abrazo.

Erikazaa de mi vidazaa dijo...

Nooo pues si estuvo inteeenso... Pero vayaa... El cambio valio la penaaaaaa, ya era horaaaaa jajaja o seaaa yaaa.. x dioos yaaaaaaa vayaaa hasta que te consigues uno con zapaaatooos como dicen en mi pueblo. jajajajaja
P.D:ayayayay mi hernandez... Quieeen sera?? Ho preguntome yo.

Sandra dijo...

me gusto, me gusto la reflexion, ademas me doy cuenta que nuestras platicas comederas, osea a la hora de la comida, son buenos temas que los plasmas de una forma muy bonita, y dices que no escribes bien, ja, pues mira, alomejor para los grandes escritores como los amigos del jose, si eres muy mala, pero para una pobre mortal como yo, la verdad mmmm, eres muy muy buena, y creo que te estas convirtiendo en mi escritora favorita.
Te quiero