viernes

Hablando del amor...

6 comentarios:

GOMÍS dijo...

Se parece mucho a cómo torear...

Hay que tener temple, encontrar la distancia, no perder nunca de vista la cara del toro, pisar los terrenos, arrimarse... Se puede hacer con clase, con arte, con temeridad, tremendismo, poder... La distancia y el temple lo es todo.
Y desde luego el valor.

rousross79 dijo...

Ay el amor!! Qué dificil pero que necesario...

María dijo...

Gomís; gracias por comentar.

Muy buena comparación. Se desatan pasiones, se arriesga la vida, el corazón se arroja en el azador, ritual de arte y muerte.

María dijo...

Rous:

¡Qué sí lo sabes tú, eterna enamorada del amor...!

Edgar Clement dijo...

¡Sí, el amor es como los toros!
¡Que me cojan, que me cojan!

:P

María dijo...

Clement:

jajajajaja... ¡toda una faena!