martes

Entre tres...

Un sábado fuimos los tres al mar,
paseamos sin rumbo hasta escoger la más desierta
para evitar ser sorprendidos.

Cruzamos miradas sin decir palabras.
Las palabras entonces eran silenciosas;
nos vendimos los unos a los otros,
como fantasmas atrapados en su deseo.

Aparecieron las caricias, en principio temblorosas
El beso dulce de las mieles compartidas,
que quizá mañana hiel amanecida
Por la torpeza del deseo nacido,
tras las soledades de tres sombras encontradas
Pero unidas por un instante eterno,
ensordecidos por los gritos sosegados.

Advertimos que estallan en placeres
Acariciando mi rodilla, hombre o mujer
Ahora nada importa
No me mires, no le mires tan sólo…vive

1 comentario:

presu dijo...

Mc trio? a veces es bueno ir a mcdonals...